Almería – Sol, mar y pitas

El Cabo de Gata siempre ha sido destino para fotógrafos, cineastas, pintores y artistas de todo tipo (recordad que John Lennon estuvo un tiempo viviendo en Almería).

¿El motivo? Posiblemente sus colores, la singularidad del paisaje y la luz tan especial.

Si los esquimales pueden distinguir cientos de tonalidades de blanco, los habitantes del Cabo son capaces de, con los distintos matices de azul saber si el mar “tira para adentro”, “hay resaca” o “menudo ponientazo”. El Mar Mediterráneo habla aquí con sus colores.

Las Salinas de Cabo de Gata se encuentran justo a la entrada de San Miguel, un entorno muy cuidado con un gran valor ornitológico, donde podemos encontrar multitud de aves zancudas como los famosos flamencos rosados.

DSC_0090

Serpenteando la carretera que sube de las Salinas al Faro de Cabo de Gata entramos en otra de las grandes joyas del Parque. El arrecife de las Sirenas.

Es el orgullo de la provincia, el Big Ben de Almería, El oso y el madroño almeriense. Si vas a Almería no debes irte sin visitarlo. Podríamos asegurar que es lo más fotografiado de la provincia.

DSC_0115

Escuchar el mar desde el mirador es conocer su fuerza; la forma de las rocas, única y peculiar, hace que tu imaginación vuele. Es algo mágico. Es una antigua chimenea volcánica y aún a día de hoy podemos vislumbrar sus vestigios. Se dice que antigüamente existían muchísimas colonias de focas monje viviendo en esa zona, y los navegantes de la época, al escuchar los sonidos, los confudían con cantos de sirenas y de ahí el nombre de este fantástico lugar.

DSC_0120

A unos 28 kms se encuentra la Playa de los Escullos, muy característica por su espectacular duna fósil que rodea una de las calas. Se encuentra muy cerca de la Isleta del Moro y es muy frecuente ver por allí a buceadores ya que posee un fondo marino muy rico en posidonia y una gran variedad de peces.

DSC_0263

El castillo de San Felipe, que data de la época de Carlos III preside esta playa, siendo testigo mudo de numerosas bodas y celebraciones que se suelen celebrar al aire libre. Sin duda, un lugar donde poder ver uno de los mejores amaneceres del Parque Natural.

DSC_0262

Almería es todo esto y mucho más. Pendientes nos quedan playas como Rodalquilar, Las Negras, Los Muertos y multitud de rincones de interior menos conocidos por el gran público, como puede ser Cela, Lucainena de las Torres o las Menas de Serón, así que seguramente toque regresar  a esta provincia de sol, luz, viento y pitas….

2 comentarios en “Almería – Sol, mar y pitas”

  1. Espectacular, mi pareja es de Almería y siempre que puedo voy allí para verla pero de paso aprovecho para ver todo aquello y hacer fotos como las que muestras.
    Por cierto, la primera de todas es para fondo de pantalla, esta chulísima.

    Saludos.

    Responder
    • Daniel,
      Gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario 🙂
      Muchas gracias por tu comentario sobre las fotos pero estarás con nosotros que la luz de Almería nos lo pone muy fácil, ¿no crees?

      Esperamos volver pronto y mostrar más cosas de esta tierra tan olvidada muchas veces. El interior tiene mucho que mostrar! Espero que lo conozcas tú también!

      Un abrazo

      Responder

Deja un comentario

error: Content is protected !!