Bolivia – Minas de Potosí

 

Hoy nos lanzamos con una primera entrada sobre nuestras aventuras por Bolivia. En este caso, no nos enfocamos en ninguno de los impresionantes paisajes que se pueden disfrutar en este precioso país, pero sí en una experiencia muy singular que nos gustaría compartir con vosotros. Se trata de la excursión a las Minas de Potosí; así que coge fuerzas forastero porque no es apta para todos los públicos.

¿Te atreves?

Sin duda el principal atractivo a Potosí son sus minas, que fueron una fuente de riqueza durante muchos años debido a la abundancia de plata, y que son el curioso origen del dicho en español “vale un potosí”.

Lo principal antes de iniciar la ruta es proveerse de un conjunto de “presentes” para ofrecer a los mineros que siguen trabajando allí en durísimas condiciones. Es imprescindible llevar tres productos cuanto menos curiosos:

Presentes para los mineros

  • Hoja de coca: Un producto habitual (y legal) en Bolivia, usado para hacer el omnipresente “mate de coca” o directamente para mascar.
  • Refrescos.
  • Alcohol de 96º: Sí has leído bien, alcohol de 96º, pero no es para desinfectar, sino que se trata de un alcohol teóricamente “potable” (eso pone la botella, se ve en el vídeo…).

Una vez tienes los suministros, y ataviados ya con la auténtica equipación de minero (casco, mono, botas, frontal y mascarilla), estás listo para entrar en las minas.

Entrada a la mina

Lo primero que se pasa por la cabeza al entrar es… “aquí falta oxígeno”. Efectivamente, no hay que olvidar que Potosí está a más de 3900m de altura, y si a esto le sumamos unos pasadizos estrechos, con poca luz, y la mascarilla, el ambiente es “un poco” claustrofóbico y cuesta bastante respirar.

Recomendamos hacer aclimatación a la altura en Bolivia antes de proceder con esta visita.

Túneles entre niveles

La visita transcurre a través de un laberinto de túneles y recovecos, encontrando mineros (todos ellos con la característica “bola de coca” en la boca) a los que les vamos dando los productos como agradecimiento por dejarnos estar allí.

Mineros

Con algunos de ellos tenemos la oportunidad de charlar brevemente, contándonos las duras condiciones en las que trabajan.

Minero

Finaliza la ruta rindiendo homenaje a “El Tío”, el Dios del inframundo en Potosí que protege a los mineros. Nos sentamos a su alrededor mientras el guía y los mineros comienzan a mezclar ante la mirada atónita de los visitantes el alcohol con un poco de refresco, rociando parte de la bebida sobre “El Tío” a modo de ofrenda para que siga ayudando a los mineros.

El TíoActo seguido empieza la primera de muchas rondas de chupitos con la mezcla y ya no sabemos dónde meternos. Se nos pasa por la cabeza que el alcohol de 96º, la altura, y la falta de oxígeno no deben ser los mejores aliados. Conviene tirar un poco de picardía, y hacer una pequeña ofrenda al “El Tío”, otra ofrenda a “La Pachamama”, y cerrar los ojos para beber el resto esperando que no haya quedado mucho en el vaso…

Os dejamos para terminar un resumen de esta experiencia:

4 comentarios en “Bolivia – Minas de Potosí

Deja un comentario

error: Content is protected !!